Los 10 grandes errores al invertir en nuevos proyectos

“Quiero invertir en startups”. Muy bien. ¿Y qué estás haciendo para conseguirlo? “Visito de vez en cuando los nuevos proyectos listados en plataformas crowdfunding”. ¿Y ya? 

¡Interesante! Sigue leyendo y te explicaremos los grandes errores al invertir en startups. Primero, para evitar que tú también los cometas. Y segundo, para comprobar que no hayas caído en alguno de ellos. ¿Estás listo?

¿Cuáles son los errores más habituales al invertir en startups?

Invertir, invertir, invertir. Todos los inversores quieren encontrar proyectos súper potentes y escalables con los que conseguir un buen retorno. Sin embargo, desde que invierten hasta que la compañía se vende suelen pasar entre 5 y 7 años, aunque la esperanza de obtener un plus de rentabilidad siempre está ahí. 

Seamos realistas. El retorno de la inversión nos permite planificar metas basadas en resultados tangibles y comprender si vale la pena invertir en una determinada startup o no, pero ¿por qué gran parte de las inversiones fracasan? ¿Cuáles son los errores más comunes?

¡Toma nota!

  1. Invertir en sectores desconocidos

“Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”. Aventurarse a un sector de negocio que nos resulta poco familiar no siempre es una oportunidad de crecimiento. De hecho, en el ecosistema de la inversión ocurre todo lo contrario. Con mucha frecuencia, los inversores se lanzan con su capital en industrias innovadoras sin tener ningún tipo de conocimiento en ellas (tamaño, penetración del producto, composición del market share actual, métricas), lo que les lleva a minimizar los riesgos y poner todo su optimismo sobre la balanza.  Si, por el contrario, supieran si es una industria en auge, otros proyectos fracasados en el sector o la desaceleración del mismo, podrían evitar riesgos innecesarios en su capital. 

  1. Invertir más de lo que pueden permitirse perder en una sola inversión

¿Cuánto estás dispuesto a perder? Parece una tontería, pero es muy importante hacerse esta pregunta para no caer en la tentación de invertir más de lo que podemos permitirnos. Las altas expectativas en la rentabilidad, a veces, nos nublan la vista, impidiendo ver la posibilidad de fracasar. Por ejemplo, existen muchos riesgos en las inversiones venture capital (aportación en fases tempranas), por lo que es habitual sufrir pérdidas de capital. Por eso, nuestra mejor recomendación es que no inyectes una cantidad mayor de la que puedes permitirte perder en una sola inversión, sino que la repartas en diferentes startups. ¿Y sabes qué? Tomarás mejores decisiones siempre que sigas un método razonable que no viene impulsado por las emociones. Pienso, luego invierto. 

  1. No invertir en proyectos con un gran potencial

Es uno de los grandes errores al invertir. Lo mejor es buscar startups con un potencial muy alto en fases tempranas. A no ser que se trate de sectores muy concretos donde es habitual que los plazos sean demasiado largos y requieren muchos años para obtener rentabilidad. ¿Un ejemplo? El Bio. Una de las startups más potenciales en 2021, según 35 expertos del venture capital español, es Baby Friendly Companies. (Murcia.com

  1. Falta de diversificación

Diversifica, diversifica, diversifica. Y podríamos seguir repitiendo, porque es una de las acciones más importantes en el mundo de la inversión. Consiste en no centrar todos tus esfuerzos en unas pocas empresas, ya que es muy arriesgado. Al contrario, debes distribuir tu capital invertido para evitar la volatilidad de tu cartera. De esta forma, se reduce el riesgo mediante la inversión en distintos activos y se mejora la rentabilidad obtenida en relación al riesgo asumido.

  1. Escaso conocimiento en el background de los fundadores

¿Quién o quiénes se encuentran detrás del proyecto? ¿Cuál es su experiencia global? Conocer estos detalles en la etapa inicial de la startup es mucho más importante que cualquier idea. Saber cómo el emprendedor va a afrontar las distintas etapas o situaciones que puedan generarse permite conocer algunos riesgos, así como vislumbrar las posibilidades de éxito. Investiga sin miedo y toma decisiones efectivas.

  1. Actitud pasiva en las decisiones de inversión

Es un error que muchos inversores cometen. La actitud cuenta ¡y mucho! Compartir información de proyectos interesantes con una red de contactos puede servir de gran ayuda complementaria. Incluso, surgirán oportunidades de inversión que, de otra manera, no hubieras conocido. Sin embargo, nada de esto sería posible con una actitud pasiva. 

  1. Errores en el equipo

Uno muchas veces tiende a enamorarse de una idea y a querer invertir en ella rápidamente, pero hay que tratar de ser objetivos y comprobar que: haya un equipo detrás y no solo un emprendedor; haber flexibilidad para cambiar el modelo de negocio; existir relación estable y objetivos compartidos entre las partes; y tener conocimiento del mundo global (experiencia en el sector). Lo ideal es que el emprendedor sea el primer inversor, lo que le llevará a asumir riesgos y generar mayor confianza en el resto de inversores. 

  1. No conocer la competencia

En el mundo de la inversión, como en la vida, no podemos caminar a ciegas sin conocer a la competencia. ¿Quiénes son los otros jugadores? ¿Qué les diferencia? ¿Cuál es su propuesta de valor? Es importante pararse y mirar el entorno competitivo antes de lanzarse a invertir. Hoy en día, prácticamente nadie tiene una idea única e innovadora en el universo, ya que es muy difícil tener algo totalmente nuevo. El problema que este proyecto está intentando solucionar, alguien ya lo está solucionando de otra forma, con modelos sustitutos. Y tu tarea es estudiarlos para identificar el valor diferencial.

  1. Falta de conocimiento en cómo se va a salir de ese emprendimiento

Piensa si el retorno que vas a obtener va a ser por la venta del proyecto, por la venta de la participación o por la generación de un flujo. Son negocios muy diferentes, ya que un negocio generado por la venta de la compañía va a tratar de crear mucho más capital en el futuro y de reinvertir. Sin embargo, en los negocios de flujo, puedes invertir en proyectos relacionados con recursos humanos donde va a ser muy difícil venderlo. Lo que se genera es un flujo.

  1. No elegir bien a los acompañantes en el viaje de la inversión

Si estás dando tus primeros pasos en el mundo de la inversión, puedes unirte a algún tipo de red encargada de elegir proyectos con buena proyección. En cualquier caso, es importante que analices antes de tomar cualquier decisión.

Durante mucho tiempo, la inversión en startups ha sido una caja de sorpresas. Esperamos que este post haya arrojado algo de luz sobre el ecosistema de las startups y los errores al invertir. ¡Cuéntanos tus dudas!

Contacta con nosotros La Roseta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba