Invertir en startups españolas: riesgos y beneficios

¿Es conveniente invertir en startups españolas? ¿Cuáles son sus riesgos y beneficios? ¿Me compensa financiar proyectos en fase semilla?

No te preocupes si te estás planteando invertir en startups y te asustan los riesgos. Estamos aquí para compartir contigo los obstáculos que puedes encontrarte en el camino y los beneficios que obtendrás si todo va bien.

Son muchas las dudas que surgen cuando estamos a punto de inyectar nuestro dinero en proyectos en fases iniciales, pero queremos resolverlas contigo.

Ponte cómodo y abre tu mente. Estás a punto de conocer el fascinante mundo de la inversión en startups.

¿Qué riesgos corro al invertir en startups?

Ojalá todos tuviéramos bajo el brazo una lista de todos los riesgos que podemos encontrarnos en cada paso que damos. Hoy hemos recopilado todos aquellos obstáculos que pueden encontrarse los inversores al invertir en nuevos proyectos. Sin embargo, es importante tener claro que los riesgos no son un fin, sino un medio en el camino para alcanzar el objetivo que desean.

3 tipos de riesgo en la inversión: 

1. Riesgos de inversión

Encontramos los riesgos de capital (aquellos en los que puedes perderlo todo, una pequeña parte o nada), de tardanza (podrían pasar entre 5 y 7 años hasta recibir algún retorno o rentabilidad), de devolución (el retorno es muy variable en frecuencia y cantidad) y de rentabilidad (no se garantiza que vayas a obtener liquidez, ya que puede que muchas startups consigan el éxito, pero otras se quedarán en el camino).

2. Riesgos de seguridad

Están los riesgos de instrumento (muchas veces elegimos una inversión de riesgo elevado ante alternativas de menor riesgo porque pensamos que la posibilidad de obtener rentabilidad es mayor), de dilución (si se inyecta dinero en el negocio más adelante, provocará dilución en el porcentaje de propiedad que se tiene como empresa), de valoración (es muy complicado valorar correctamente los nuevos proyectos, por lo que se puede llegar a pagar un sobreprecio) y de participación minoritaria (los accionista más pequeños pueden tener menos derechos de voto).

3.Riesgos comerciales 

Encontramos los riesgos de fallo (el éxito está en el aire, por lo que hay que estar muy preparados para perder toda la inversión si el proyecto resulta fallido), de financiamiento (los emprendedores recurren a profesionales y plataformas en busca de inversión adicional), de crecimiento (la expansión es clave en el crecimiento de las startups, si no se gestiona correctamente esta fase, podrían producirse efectos muy negativos para el proyecto), de ingresos (la startup en fase semilla aún no tiene certeza de que vaya a ser rentable a largo plazo), de orientación profesional (las inversiones iniciales de business angel y de empresas de capital riesgo tienen mucho que ver con el éxito de algunas startups. Los fondos de venture capital invierten en acciones de satartups en edades tempranas, con alto potencial de crecimiento), de personal (se debe controlar la divulgación relacionada con el uso de los ingresos por parte de la empresa), de demanda (los nuevos proyectos nacen con la intención de tener una buena demanda, pero no existe garantía de que vaya a suceder), de fraude (puede ocurrir que alguna de las personas involucradas en la startup cometa un fraude o mala conducta, lo que afectaría gravemente a la inversión), de divulgación (la información que se proporciona sobre el plan de negocios debe ser limitada para evitar riesgos de divulgación) y de competencia (todas las empresas tienen competidores con los que luchar, pero el reto es ser capaces de mostrar el valor diferencial).

Para reducir estos riesgos, es recomendable buscar proyectos listados en plataformas de financiación profesionales, donde han atravesado un proceso de análisis y cumplimiento de requisitos.

“Estamos convencidos de que la mitad de lo que separa a los emprendedores de los que no triunfan es la perseverancia” – Steve Jobs

Las ventajas de invertir en startups españolas

Aunque puede parecer que invertir en proyectos sin recorrido y con una rentabilidad que solo está sobre el papel es un riesgo, no siempre es así. Hay multitud de negocios que consiguen despuntar por todo lo alto. Que se lo pregunten a Facebook, Amazon o Cabify. ¿Y si los proyectos que tienes en mente fueran los siguientes en rozar el éxito?

Por si acaso decides invertir, te dejamos las ventajas que tiene este proceso:

  • Beneficios fiscales. ¿Sabías que la Ley del IRPF actual valora las deducciones por invertir en empresas de nueva o reciente creación? El gravamen también se reduce entre un 1% y un 3% para los inversores de startups españolas. (ABC)
  • Obtener beneficios de las startups gracias a las plataformas a través de las que se lleva a cabo la financiación, como las de crowdfunding o las lanzaderas de startups a través de tecnología blockchain, como sucede con La Roseta. Los inversores obtienen ganancias con poca inversión. De esta forma, los inversores tienen acceso directo a las empresas en las que quieren invertir.
  • Seguridad jurídica. Gracias a la Ley de la Financiación Empresarial, las plataformas de financiamiento se han convertido en un mercado regulado por la CNMV, por lo que se garantiza la transparencia y la advertencia de los riesgos asociados a las inversiones.
  • Retorno de la inversión. Gracias a las plataformas de financiación de startups, los inversores pueden conocer dónde inyectan su dinero, algo que antes se reservaba a los fondos de capital riesgo y otras redes privadas.

¿Invertir en startups españolas? Claro que sí. Invierte de forma segura en proyectos de calidad con un alto potencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba