Análisis del riesgo empresarial al invertir en startups: paso por paso

¿Quién no tiene miedo a perder algo? Una de las mejores formas de reducir el riesgo empresarial al invertir en nuevos proyectos es analizando. 

¿Analizando qué? Riesgos de inversión, de seguridad y comerciales, entre otros. El riesgo es parte del camino de la inversión en empresas en etapa inicial, ya que son proyectos inestables, casi recién nacidos.

Así que, no te extrañará si te decimos que es importante conocerlos y considerarlos antes de invertir en startups de nueva creación. 

¡Conoce el riesgo empresarial antes de tomar una decisión!

¿Por dónde empezar el análisis del riesgo empresarial?

En pocas palabras, ¡toma el riesgo o pierde la oportunidad! En este post, hemos recopilado el paso a paso de los riesgos empresariales presentes en toda inversión de nuevos proyectos. ¡Síguelos!

Todo lo que deberías analizar al invertir en startups:

  1. Riesgos de inversión 

Capital. Invertir en nuevos negocios puede suponer un gran riesgo para tu inversión. Puedes perderlo todo, una pequeña parte o nada. En cualquier caso, el riesgo está latente, sobre todo si fallas a la hora de vender las acciones que posees. ¿Serías capaz de soportar la pérdida total de la inversión?

Tardanza. Podría tardar varios años en materializarse, ya que la mayoría de los nuevos proyectos tardan alrededor de 5 y 7 años en generar retornos. Por eso, es aconsejable no invertir recursos económicos si esperas un retorno de la inversión inmediato o en un plazo concreto. El mundo startup no funciona así.

Devolución. El monto del retorno es demasiado variable en cantidad y frecuencia (cuando lo hay). Así que, tus inversiones no deben perseguir un retorno estable o previsible. ¡Déjate sorprender!

Rentabilidad y liquidez. No está garantizada. Puede que muchas startups consigan el éxito, pero hay muchas otras que se quedan en el camino. Y vender tus valores no es tan fácil como crees. Al principio, las inversiones no se negocian en bolsa, ni tampoco existe un mercado disponible para comprar los valores. En cualquier caso, puedes aumentar la probabilidad de obtener retorno a través de la diversificación. Es decir, invirtiendo en varios proyectos en vez de inyectar todo el dinero en una sola startup.

  1. Riesgos de seguridad

Instrumento. El grado de riesgo de los instrumentos del mercado de valores está directamente asociado a la rentabilidad que deseamos. ¿Por qué elegiríamos una inversión de riesgo elevado ante una alternativa de menor riesgo? Porque es una posibilidad real de obtener mayor rentabilidad. Puedes invertir en acciones ordinarias, preferentes u otras. Los instrumentos de valores presentan distintos riesgos.

Dilución. Las startups pueden necesitar recaudar capital en un futuro, y cuando los nuevos inversores inyecten dinero en el negocio, podrán recibir títulos de nueva emisión. Sin embargo, provocarán dilución en el porcentaje de propiedad que tienes de la empresa. La dilución no tiene por qué ser tan mala. Los fundadores de una empresa suelen ser los primeros inversores, pero a medida que crece, se incorporan otros nuevos y se produce la llamada dilución en startup.

Valoración. Es muy difícil valorar correctamente las empresas privadas, sobre todo cuando se trata de nuevos proyectos como las startups. El emisor fija el precio de la acción de su inversión, por lo que existe el riesgo de pagar un sobreprecio. El modelo de valoración nos ayuda a mantener el principio de equidad y a comprobar si estamos pagando un precio justo en el mercado. 

Participación minoritaria. Es muy probable que los accionistas más pequeños tengan menos derechos de voto que aquellos accionistas con valores más grandes.

  1. Riesgos comerciales

Fallido. Invertir en nuevos proyectos es una tarea especulativa. A diferencia de lo que ocurre con las empresas maduras, el éxito está en el aire y debes estar muy preparado para perder toda la inversión. El riesgo de que el proyecto resulte fallido es muy alto. 

Financiamiento. Gastos operativos, expansión de mercado, actividades administrativas, desarrollo de nuevos productos… ¿Cómo financiarlos? En este caso, las startups recurren a profesionales y plataformas en busca de inversión adicional, pero no siempre obtienen la cantidad suficiente. Si esto sucede, podría verse obligada a retrasar su crecimiento, comercialización y expansión.

Crecimiento. La expansión es clave en el crecimiento de las startups. Y para gestionar este proceso, el proyecto cuenta con procedimientos y controles para respaldar sus operaciones futuras. Si no se gestiona correctamente la fase de crecimiento, los efectos podrían ser muy negativos para la empresa.

Ingresos. Teniendo en cuenta que el proyecto se encuentra todavía en una fase temprana, aún no existe la certeza de que vaya a ser rentable. Para determinarlo, habría que tener en mente los gastos, retrasos y complicaciones que puedan surgir al principio, entre otras cosas. 

Orientación profesional. Gran parte del éxito de muchas startups se debe a las inversiones iniciales por parte de los business angel y otras empresas de capital riesgo.

Personal. Debe controlarse la divulgación relacionada con la utilización de los ingresos por parte de la compañía, así como considerar la experiencia y la profesionalidad del equipo emprendedor. ¿Quién se encuentra detrás de las startups en las que inviertes?

Demanda. La startup nace con la intención de tener una buena demanda de sus productos en el mercado, pero no existe ninguna garantía de que esto vaya a suceder. 

Fraude. Podría suceder que alguna de las personas involucradas en la empresa cometiera un fraude o mala conducta, lo que puede afectar gravemente a la inversión. En muchas ocasiones, se recomienda crear una carta de garantías para que el equipo de la startup pueda responder con sus bienes en caso de fraude. De esta forma, los inversores aseguran la devolución de la cantidad que han invertido.

Divulgación. La información proporcionada por la empresa en sus inicios, acerca del plan de negocios, debería ser muy limitada para evitar riesgos de divulgación.

Competencia. Todas las empresas tienen una competencia con la que luchar, incluidas aquellas startups que recién acaban de salir al mercado. El reto no es tenerla, sino ser capaces de mostrar el verdadero valor diferencial de nuestro proyecto. Además, la competencia podría ofrecer precios más bajos que los de nuestros servicios, lo que podría provocar un efecto adverso.

¿Cómo reducir los riesgos de la inversión?

Estos riesgos no solo forman parte de las startups, sino de los inversores que apuestan por ellas con sus recursos económicos. Sin embargo, existe una forma de reducir los riesgos de financiación, y es encontrando startups listadas en plataformas profesionales, donde han pasado un estricto proceso de análisis y cumplimiento de determinados criterios. Una de estas plataformas es La Roseta, la primera lanzadera de startups española con tecnología blockchain.

Conclusiones acerca del riesgo empresarial en inversiones

Las startups son proyectos innovadores cuyo origen no tiene nada que ver con otras empresas. Parten de cero con el fin de cubrir un nicho de mercado con gran potencial de crecimiento. Sin embargo, los riesgos están presentes y son muy elevados. ¿El motivo? Tiene que enfrentarse al mercado y conseguir financiación en sus primeras etapas

¡Correr riesgos puede cambiar el mundo! Descubre cómo funciona La Roseta e invierte en nuevos proyectos con blockchain de forma sencilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba